Capítulo 1:Violeta, una chica de 16 años

Era un día soleado, el sol brillaba desde lo alto de un cielo despejado, sin nube alguna que pudiese impedir el paso de la luz, un día de primavera en el que Violeta estaba charlando tranquilamente con sus amigas en un banco del patio de su colegio.  Las jóvenes conversaban sobre sus clases, sobre chicos y sobre lo próxima que estaba la llegada del verano.  El verano conllevaba al comienzo de ir a la piscina, los bikinis, los pantalones cortos, las camisetas de tirantes….Muchas de ellas compartían la opinión de que, durante el invierno, habían engordado unos kilitos pero que no pasaba nada; sin embargo, Violeta, no decía nada, permanecía en silencio escuchando la conversación de sus amigas como si eso a ella no le importase.
En ese momento Claudia, una de sus amigas, le dice que ella que es la que más se ha engordado de todas  y no le parece bien que pase del tema de esa manera puesto que debería ponerse a dieta e ir pensando en cómo quitarse esos kilos de más en el tiempo que queda hasta que llegue el verano.
Justo entonces Violeta baja la mirada, sin decir nada comienza a darle vueltas al tema en el interior de su cabeza, quizás su amiga tenga razón y deba de someterse a una dieta seria en ese tiempo aunque ella nunca se haya planteado que está gorda…. ¿qué  debía hacer?:
Violeta decide no hacer caso a sus amigas, sale del colegio y camina por la calle hacia su casa.  Por el trayecto se encuentra con su novio Salva y le cuenta todo lo que le ha pasado durante el recreo, esperando que este la apoye y le diga que a él le gusta como es y que para él lo más importante no es su físico; pero no es así.  Salva comienza a darle poco a poco y cada vez más la razón a sus amigas, le dice que aunque a él no le importa demasiado si que es verdad que últimamente ha engordado y que, realmente, a él ya no le gusta tanto e incluso la ve más fea.
La joven no puede creer lo que está escuchando decir a su novio, creía que él estaba enamorado de ella y en realidad solo le interesaba ver un cuerpo bonito sin darle importancia a cómo era ella realmente por dentro ni a lo que pudiera sentir. Violeta, una vez más, agacha la mirada y vuelve a pensar sobre el tema. Comienza a pensar que si tanta gente lo dice, puede que sea verdad y que no haya engordado un poco, sino demasiado y que como la quieren, no le confiesen cuantísimo se ha engordado. Violeta sigue hablando con Salva y:

Decisión 1 :

Si quieres que Violeta siga con su vida como siempre sin dar importancia a las críticas (pulsa aquí) y si quieres que Violeta se planteé buscar soluciones a lo que ella considera su problema de peso (pulsa aquí).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: